< Artículos

INICIO

La locura: mito o enfermedad social

Análisis Post-Reichiano del sufrimiento psíquico

Xavier Serrano Hortelano ©

 

 

CONCEPTO SOCIAL DE LOCURA

Empezaremos analizando el concepto social de locura y por tanto, el uso que se ha hecho del término.

En la Edad Media también llamada Edad de la Locura, se empezó a utilizar esta palabra para englobar a personas que no se sabía como tratar desde un punto de vista social. Y dentro de este período oscuro me referiré, fundamentalmente, a la brujería. Había dos formas de concebirla: como algo natural o como algo vinculado a la herejía

El poder en la Edad Media se repartía entre los señores feudales y la Iglesia que, también, tenía una organización feudal. En esa estructura económica no encajaban ciertas actitudes que empezaban a ser subversivas, en cuanto que iban en contra de lo establecido. Quien intentaba ir en contra de estas normas regidas por la Iglesia en el modus vivendi cotidiano , era un hereje y un brujo/a. Los locos estaban endemoniados y los médicos dictaminaban que esa persona era una bruja ó estaba endemoniada, pasando inmediatamente este tema a ser trabajo de la Inquisición.

La Inquisición fue un órgano específicamente creado para tratar esta problemática. Conforme fueron pasando los años el índice de "endemoniados", "poseídos", "brujos" iba in crescendo de una manera inversamente proporcional (existen unas estadísticas increíbles del aumento de personas etiquetadas bajo este concepto).

Se puede analizar esta situación pensando que realmente había más número de brujas, poseídos etc que personas normales o que realmente había algo que no funcionaba, que se estaba haciendo un uso , desde los estamentos de poder, de una etiqueta para combatir una serie de personas que iban en contra de un estado de cosas "oficial", aceptado por la burocracia, la Iglesia y los señores feudales. La subversión iba siendo cada vez mayor (en cuanto al número de personas) y más amplia a nivel sexual, cotidiano, en las relaciones humanas y toda esta forma de vida estaba impedida por la visión de la normalidad que establecían, principalmente, las jerarquías eclesiásticas bajo el nombre de Dios. Por ello fueron quemadas millares de "brujas" que desarrollaban una forma de vida distinta. Eran sobre todo mujeres, que mostraban síntomas histéricos o manifestaciones naturales de tipo sexual. Por ejemplo, el hecho de que se juntaran un hombre y una mujer sin casarse podían ser denunciados a la Inquisición por cualquier causa (celos, vanidades, ...). La etiqueta de bruja (sinónimo de locura) era utilizada para denunciar personas y llevarlas hasta la hoguera. Este terrible drama humano fue donde más claramente se reflejó el uso de poder a la hora de cosificar determinados conceptos y usar estructuras represivas que de forma legal reprimían y llegaban a matar personas, solamente por llevar ciertas formas de vida.

T. Szasz, psiquiatra americano de origen húngaro, analiza en los años 70, describe de manera estricta, la correlación que existió entre la brujería y la enfermedad mental.

Szasz escribe. "Los paralelos básicos entre los criterios de la brujería y la enfermedad mental pueden resumirse del siguiente modo: En la Edad de la brujería la enfermedad era considerada natural o bien diabólica. Puesto que la existencia de las brujas como analogía de signo contrario a los santos no podía ser puesto en duda (a menos de ser acusado de hereje), tampoco debía dudarse de la existencia de enfermedades debidas al maleficio de ellas. Por ello, los médicos se vieron envueltos en la Inquisición como expertos en el Diagnóstico Diferencial entre ambos tipos de enfermedades.

En la Edad de la Locura, se considera también a la enfermedad como orgánica o psicogénica, puesto que no se duda de la existencia de la mente como componente analógico a los órganos corporales, (a menos de arriesgarse a una violenta oposición o acusación de complicidad), tampoco puede dudarse de la existencia de enfermedades debidas a un incorrecto funcionamiento de la mente. Por ello, los médicos han estado involucrados en Psiquiatría Institucional como expertos en Diagnóstico Diferencial de ambos tipos de enfermedades. Ahí estriba la razón del interés de médicos y psiquiatras por el problema de diagnosticar diferencialmente lo que son enfermedades corporales de lo que son enfermedades mentales...

Al ser considerado el loco simultáneamente malhechor (como cualquier criminal) y víctima (enfermo) como cualquier paciente, el enfermo mental contribuye a borrar las diferencias existentes entre criminal y no criminal, ente inocente y culpable...el médico medieval debía distinguir entre individuos afectados de enfermedad natural e individuos afectados de enfermedad diabólica.. El médico actual entre personas que sufren enfermedades corporales y aquellos que sufren enfermedades mentales. En cualquier caso el poder es de las autoridades médicas que pasan a juzgar.

En la actualidad la Psiquiatría Institucional no es más que una prolongación de la Inquisición, lo único que ha cambiado es el vocabulario y el estilo social. Este se adapta a las expectativas intelectuales de nuestra época: es una jerga pseudomédica que parodia los conceptos de la ciencia. El estilo social se ajusta a las expectativas políticas: es un movimiento social pseudoliberal que parodia los ideales de libertad y racionalidad". (T. Szasz: "La fabricación de la locura" 1977).

Posteriormente a la Edad Media han existido momentos claros, en los que a determinadas actitudes cotidianas se les ha puesto la etiqueta de perversiones, deformaciones y actos de locura.

Sin ir demasiado lejos, ESQUIROL en 1.882 escribía que el onanismo es un síntoma grave de perturbación mental y que si no se detenía o era imposible de superar, podía llevar a situaciones extremas como el suicidio. La disminución gradual de las sanciones a la masturbación desde el azufre y el fuego del infierno, pasando por operaciones quirúrgicas mutilatorias del pene, hasta los diagnósticos psicoanalíticos iniciales y las lobotomías posteriores, denotan que sólo ha cambiado la severidad del tratamiento pero no la actitud.

 

 

 

[siguiente]

página >

1

2

3

4

5

6

< Artículos

INICIO