PRAXIS CLÍNICA Y PREVENTIVA 

INICIO


 ESTUDIO CLÍNICO DE ECOLOGÍA DE LOS SISTEMAS HUMANOS 

 ASISTENCIA PREVENTIVA, CONSULTORÍA Y PSICOTERAPIA CARACTEROANALÍTICA 

ESTA FORMA DE ABORDAR LA ENFERMEDAD SE SITÚA DENTRO DE LA ÓPTICA HOLÍSTICA DEL PARADIGMA REICHIANO, EXISTIENDO UNA EXPERIENCIA CLÍNICA DE MUCHOS AÑOS Y UNA DOCUMENTACIÓN (ARTÍCULOS, PONENCIAS EN CONGRESOS Y REUNIONES CIENTÍFICAS ESTATALES E INTERNACIONALES) AMPLÍSIMA QUE ESTÁ A DISPOSICIÓN DE LOS INTERESAD@S EN LA BIBLIOTECA DE LA ES.TE.R. ASIMISMO ESTA PRÁCTICA CLÍNICA SE REVISA CONSTANTEMENTE EN REUNIONES Y SEMINARIOS DE CASOS CLÍNICOS, SIENDO EL REFLEJO DE LA PRAXIS DE UN COLECTIVO QUE LA FUNDAMENTA EN UN CÓDIGO ÉTICO-DEONTOLÓGICO Y EN UN COMPROMISO SOCIAL DE CAMBIO, PARTICIPANDO EN LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA DONDE REALMENTE PUEDA EXISTIR LA SALUD Y LA FELICIDAD DEL SER HUMANO.


ATENCIÓN EN CRISIS: de pareja, de familia, existencial, de pánico, de ansiedad, shock por accidente o por agresiones, crisis histéricas, psicóticas, paranoico-delirantes, duelos, intoxicación por sustancias psicotrópicas..., a través de un abordaje multidisciplinario utilizando herramientas psicoterapéuticas, y somatopsíquicas dentro del marco de los llamados "primeros auxilios emocionales", y en colaboración con otros especialistas, cuando sea necesario.

INFORMACIÓN SEXUAL individual o a la pareja.

PREVENCIÓN Durante el proceso de maduración en la infancia y la adolescencia, con sesiones periódicas pedagógico-terapéuticas con los padres, junto con sesiones individuales y familiares, cuando sea necesario, desde la Ecología de los Sistemas Humanos.

ASISTENCIA PSICOLÓGICA a enfermos terminales y a sus familiares utilizando herramientas somatopsicológicas y de la tanatología clínica

ASISTENCIA CLÍNICA en pareja y en grupo según el caso, en trastornos:

 

 A TRAVÉS DE 
 

 1.  DIAGNOSTICO PREVIO (Diagnostico Inicial Diferencial Estructural: D.I.D.E.) 

Sistemática propia, donde analizando una batería de pruebas somatopsicológicas y neurovegetativas junto a la historia clínica se evalúa el tipo de encuadre terapéutico necesario (focal-breve o estructural-profundo), el pronóstico con la terapéutica utilizada, o la conveniencia de utilizar otro modelo clínico por motivos coyunturales, de analizabilidad, motivacionales... y el psicoterapeuta u orgonterapeuta adecuado (por el género, la edad, o la compatibilidad caracterial, motivos contratransferenciales...), con la posibilidad de derivación si es necesario, y del uso combinado con otras herramientas convergentes (medicinas energéticas, homeopatía, psicofarmacología, Or.Ac...) principalmente en las biopatías o los trastornos psicosomáticos.
 

 2.  PRAXIS CLÍNICA POST-REICHIANA 

       Partiendo de las aportaciones del psicoanálisis freudiano y de Wilhelm Reich, retomamos aspectos de la teoría psicodinámica actual (relaciones objetales), la teoría de sistemas, la logoterapia y de otros modelos de vanguardia de manera funcional dentro de la visión holística (dinámico-energética-funcional) de la Orgonomía clínica u Orgonterapia, aplicando la sistemática de forma individualizada y tomando como referencia la variable epistemológico-estructural de la persona.
       Existiendo dos encuadres clínicos que se usarán, también en función del D.I.D.E. (motivación, factores coyunturales, analizabilidad...), a saber:

             •     La Psicoterapia Breve Caracteroanalítica: P.B.C. (encuadre focal-breve).

            ••     La Vegetoterapia Caracteroanalítica (V.C) (encuadre estructural-profundo).

Combinado cuando sea necesario con:

            •••   Herramientas energéticas convergentes: (de forma puntual y en colaboración con otros especialistas)
 
     

   

 La Psicoterapia Breve Caracteroanalítica  (P.B.C) 

Es una sistemática clínica focal de propia elaboración, donde integro fundamentalmente, aspectos de la psicoterapia breve analítica (Malan, Davanloo...), del análisis del carácter de Wilhelm Reich, con la praxis corporal y neurovegetativa de la Vegetoterapia caracteroanalítica (Reich, Navarro...).

¿Cómo se lleva a cabo?: Partiendo del síntoma y de los factores conductuales y estructurales que provocan el sufrimiento psíquico o somatopsíquico del-la paciente se marca un objetivo terapéutico dentro del contrato clínico, que se deberá cumplir en un plazo de 3 a 6 meses de trabajo con una media de una sesión semanal de 50 minutos aproximadamente. Las sesiones individuales se pueden acompañar, si se ve adecuado, con sesiones de grupo (compuestos por ocho personas, entre hombres y mujeres, donde se abordan aquellos temas que tienen una clara vinculación con dinámicas sociales: roles, inhibición de sentimientos, imagen corporal, conflictos con la autoridad, fobia social...), que tendrán una duración de 2 horas y un total de alrededor de 8 sesiones con una media de dos sesiones mensuales.

Básicamente este encuadre se utiliza con aquellas personas que después del diagnóstico se ha visto adecuado para aquellas personas que no pueden costearse una terapia profunda, o porque su nivel de implicación (insight) y de motivación al cambio es bajo. Teniendo resultados muy positivos en la resolución de objetivos parciales: desaparición del síntoma, evitación del sufrimiento, fortalecimiento yoico, mayor conocimiento de sí mismo y de la forma de desarrollar las potencialidades individuales.

   

   

 La Vegetoterapia Caracteroanalítica  (V.C) 

Este modelo terapéutico lo inicia Wilhelm Reich (1897-1957) en la década de los años 30 en Berlín y en los países nórdicos y seguirá evolucionando cuando vivió en Estados Unidos, aplicándolo también en el tratamiento de los trastornos funcionales y degenerativos, en combinación con otras herramientas médicas y energéticas por lo que le cambió el nombre definiéndola como "Orgonterapia".

Se trata de una terapia psicoanalítica en la que se introduce el cuerpo, el sistema neuromuscular y neurovegetativo, como medio terapéutico, facilitando la abreacción emocional a través de la reactivación de las experiencias y recuerdos infantiles y la dinámica relacional y transferencial. De esa manera la persona trabaja en el diván y en una atmósfera que facilita la regresión terapéutica y la emergencia del inconsciente a través de la palabra y de la expresión emocional.

Junto a la interpretación de los sueños, actos fallidos y la transferencia, se interpretan también las respuestas corporales, los cambios vegetativos durante las sesiones, la forma de respirar, de hablar y moverse, realizando una elaboración somatopsíquica que le permite a la persona un mayor conocimiento de sus mecanismos de defensa en forma de actitudes caracteriales y musculares que Reich denominó coraza, y que limitan y atrofian el desarrollo de las potencialidades corporales y psíquicas, produciendo en el tiempo síntomas psicopatológicos y psicosomáticos, limites en la percepción, reducción en la capacidad de placer, agresividad contenida, limitad gestión de las pulsiones, insatisfacción existencial y vital, depresión, vacío, ansiedad.

Se recuperará, a través de estos medios terapéuticos, el equilibrio psíquico y emocional; la capacidad orgástica, de placer, y de autonomía y gestión de su vida teniendo en cuenta los límites producidos por su realidad concreta , facilitando medios para su transformación.

Por los objetivos que tiene esta terapéutica, que ha sido sistematizada y perfeccionada por diversos profesionales post-reichianos, en particular por el neuropsiquiatra italiano F. Navarro, es bastante más larga que la P.B.C., tiene una duración aproximada (según la estructura del paciente) de 3 años realizando dos sesiones semanales de 45 minutos o una doble de hora y media a la semana. Según el número de sesiones (un mínimo de seis al mes), la implicación y motivación de la persona, la empatía entre terapeuta y paciente y la propia dinámica clínica tendrá una duración mayor o menor.

Es evidente, asimismo, que en la consecución de estos objetivos, se viven dinámicas de crisis que permiten que la personas se encuentre con su esencia y sus procesos nucleares siendo a veces un "pequeño viaje a través del propio infierno", pero en un transporte suficientemente seguro como para atravesarlo con éxito.

Esta psicoterapia corporal se realiza en sesiones individuales y una vez pasada la fase inicial se combina con sesiones de grupo, de dos años donde unas doce personas se encuentran una vez al mes durante 4 horas para llevar un proceso grupal siguiendo una sistemática propia, combinando técnicas verbales y corporales del propio modelo y de otros (sistémicos, psicodramático, grupoanálisis,...) abordándose situaciones y conflictos personales vinculados a lo social siendo el grupo el propio sistema terapéutico. La posibilidad real de comenzar este proceso y la forma de realizarlo se indica después de realizar el Diagnostico estructural (D.I.D.E.).

 

INICIO