Escuela Española de Terapia Reichiana 

 ES.TE.R 

  FORMACIÓN, ASISTENCIA CLÍNICA E INTERVENCIÓN PREVENTIVA Y PSICOSOCIAL. DESDE 1985

 Principal 

 ES.TE.R 

 Formación 

 Actividades 

 Asistencia 

 Artículos 

 Publicaciones 

 Entrevistas 

 Miembros 

 Centros 

 Especialidades 

 Video-conferencias 

 Documentos 

 Imágenes 

 Enlaces

 

 

 

 

 

El Análisis Bioenergético y la Vegetoterapia Caracteroanalítica. Dos caminos diferentes

Javier Urquizu [1] - Pilar Arias [2]

  

Energía, Carácter y Sociedad 1990, Vol. 8 (1) Mayo-Nov., Págs. 48-79

  

  

RESUMEN

            A lo largo del presente trabajo haremos crítica a Lowen, - en tanto iniciador de un camino: El A. Bioenergético -, desde una óptica post-Reichiana actual (S.E.Or., 1989). Naturalmente hay toda una serie de "corrientes de trabajo post-Lowen", cada una con sus particularidades, pero nos interesa remarcar especialmente como el camino que Lowen inicia, SE APARTA de lo que puede denominarse, con propiedad, un trabajo "Reichiano", exponiendo los principios de la praxis clínica de la Vegetoterapia caracteroanalítica.

 

PALABRAS CLAVE

            Bioenergética. Vegetoterapia. Funcionalismo. Metodología. Mecanicismo. Lowen. Reich.

 

SUMMARY

            In this paper, we shall critize Lowen as a pioneer: bioenergetics a current view after Reich (S.E.Or., 1989). Although there ase a number of "working tendencies after Lowen", each one with its particularities, what we are interesed in is to remark the fact Lowen's work is not an approach to Reich's, taking consideration the priciples of the clinical praxis in charactero-analitic vegetotherapy.

 

KEY WORDS

            Bioenergetics. Vegetotherapy-funcionalism. Methodology-Mecanicism. Lowen-Reich.

 

 

 

¿QUE ES LA BIOENERGETICA?

 

            Nos proponemos mostrar ante todo que la T.A.B. (Terapia Analítica Bioenergética) no es una continuación "consecuente" del trabajo de W. Reich sino un sistema desarrollado por Lowen de una manera "muy personal" a partir de los descubrimientos básicos de W. R., constituyendo así un trabajo netamente diferente de lo que sería un trabajo coherente que pudiera llamarse, con propiedad, reichiano.

 

El punto de partida

 

                Que la bioenergética parte de Reich está claro, como el propio Lowen ha reconocido en infinidad de ocasiones. A título de ej. y sin querer ser exhaustivos:

            "La bioenergética está basada en la obra de W. R." (1).

            "La principal contribución de Reich fue su descripción del papel central que el cuerpo tiene que representar en cualquier teoría de la personalidad. Su trabajo puso los cimientos sobre los cuales se ha construido el edificio de la bioenergética" (2).

            "La formulación de las relaciones entre cuerpo y mente, que es la base del análisis  bioenergético, fue adelantada por W. Reich. Y está expresada como identidad funcional y antítesis de los procesos psíquicos y somáticos" (3).

            "He sido fuertemente influido por el pensamiento de W.R., quien fue mi maestro desde 1940 hasta 1953 y mi analista entre 1942 y 1945" (4).

 

Desarrollo y fundamentos del análisis bioenergético

 

            En el capítulo 1 de su libro "Bioenergética" (6) y en particular en las páginas 34 a 43, Lowen expone cómo se desarrolló históricamente la Bioenergética. No es cuestión de repetirlo aquí; tan solo un dato que creemos tiene un interés: Tras ¿finalizar? (7) su terapia con Reich, Lowen va a Europa para su formación médica, vuelve en 1951 y comienza - según él - a distanciarse de Reich (acosado como sabemos y absorbido en su lucha legal contra la F.D.A.) aunque en 1953 se considera terapeuta reichiano, según él mismo indica (8). Ese año se asocia con Pierrakos y empieza a desarrollar el Análisis Bioenergético, trabajando sobre sí mismo, tal como relata en "Bioenergética" (9).

 

            El trabajo consistía en ejercicios y posturas que Lowen adoptaba de cara a aflojar sus tensiones, seguidas más tarde de masajes que Pierrakos le daba bajo sus indicaciones. Lowen reconoce su "control" sobre la situación y la escasez de movimientos espontáneos durante su trabajo con Pierrakos, a diferencia de lo que ocurría con Reich. Según Lowen ésto se debía principalmente a dos causas:

 

            a) Su propio control de la situación y su centramiento en las tensiones musculares.

            b) Sólo podía abandonarse con Reich, debido a su respeto hacia su saber y autoridad.

 

            Tenemos entonces ya desde este dato clave de su origen histórico (un trabajo Lowen-Pierrakos "de tú a tú" obviando la profundidad de la relación transferencial) una base para comprender el que la Bioenergética haga hincapié en los "Ejercicios" "Posturas" y "Masajes" como medios de lograr una apertura de la coraza que posibilite un mayor bienestar. Se pretende lograr entonces mediante una cierta "presión" lo que no puede lograrse mediante la ligazón de libido objetal. En efecto, Lowen "está sólo" con sus tensiones... y sigue "controlando"... ¿Cómo lograr un alivio? En esta situación, sólo se lo puede proporcionar una repetición de ejercicios que liberen la tensión mecánicamente.

            Tenemos entonces que si bien Lowen reconoce TEORICAMENTE la importancia de la transferencia (como veremos)... en la práctica creemos que éste es un aspecto muy descuidado o no suficientemente valorado en la terapia bioenergética, al menos como tónica general. Lógicamente habrá diferencias importantes entre un terapeuta bioenergético que tenga una formación previa en psicoanálisis... terapia gestáltica... yoga... etc.

            Se interpretan, sí, en un momento dado, relaciones transferenciales... pero no se tiene en cuenta de un modo constante en el marco del espacio terapéutico, el papel estructurante de la relación objetal transferencial. Nuestra experiencia personal lo confirma.

            ¿Qué caminos de desarrollo sigue la bioenergética? Citemos de nuevo a Lowen:

 

            En la revista oficial de su Instituto dice que los cinco principios sobre los que se asienta la terapia bioenergética son (10):

1. La tesis de W.R. de la unidad y antítesis de todos los procesos vivientes.

2. La consideración de que la unidad es un fenómeno organímico. Esto es, siguiendo la analogía empleada por W.R. de la vejiga: No importa cuán complicado sea un organismo viviente, funciona a nivel organímico como una simple célula. En el nivel más profundo las funciones organísmicas son expansión y contracción.

3. Pensar en términos energéticos. Esto es: Los factores responsables de la salud y enfermedad son: Cuánta energía tiene una persona y cómo esta es usada por el cuerpo.

4. Todas las tensiones de un individuo configuran su estructura de carácter. El análisis bioenergético es básicamente un método caracteroanalítico. El carácter se expresa en la forma y motilidad del cuerpo, que un buen terapeuta debe saber "Leer". Trabajar con el cuerpo caracterológicamente es lo que distingue al análisis bioenergético de otras aproximaciones corporales que no tienen las bases caracteroanalíticas.

5. El grouding (enraizamiento): Con él se persigue "enraizar" a la persona en su cuerpo, su sexualidad y su relación con la tierra. Un animal está completamente enraizado en su cuerpo, cuando está completa y naturalmente en contacto con cada parte de su cuerpo. Estar enraizado en la propia sexualidad es el equivalente del concepto de W.R. de potencia orgástica. Y estar enraizado en la tierra significa que la energía y los sentimientos pueden fluir libremente a través de las piernas hacia el suelo, asegurando a la persona en sus pies, posición y equilibrio. Cuando una persona está enraizada, está arraigada en el proceso universal de la naturaleza.

 

            La equiparación del "enraizamiento" con la "potencia orgástica" no nos parece exacta y es un tanto sorprendente y contradictoria. En efecto: Por un lado Lowen nos habla repetidamente de que el "Grounding" o asentamiento es una de las piedras cardinales de la Bioenergética (11). Por otro, como veremos más adelante, no concede a la potencia orgástica la importancia que le da Reich. Pero además se elude una vez más el aspecto objetal: La potencia orgástica "capacidad de entregarse completamente a las contradicciones involuntarias del orgasmo y completa descarga de la excitación sexual en la culminación del acto sexual" (12) supone una capacidad de abandono EN EL OTRO. La plasmación de la potencia orgástica supone un cuantum de excitación energética previa que sólo se da en el contacto ENTRE DOS ORGANISMOS VIVOS.

 

            Lowen nos dice (13) que en el Análisis Bioenergético existen cuatro dimensiones:

            1. Comprender las tensiones musculares y trabajar con ellas.

            2. Analizar las asociaciones, conducta y transferencia.

            3. Comprender la dinámica energética del caso.

            4. Fijarse en el papel de la sexualidad.

 

            Concluye (14) que el Análisis Bioenergético es una técnica para:

            a) Comprender la personalidad en términos del cuerpo.

            b) Mejorar todas las funciones de la personalidad, movilizando la energía atrapada por las tensiones             musculares.

            c) Aumentar la capacidad individual de experimentar placer, resolviendo las actitudes caracteriales             que han llegado a estructurarse en el cuerpo, interfiriendo en sus movimientos rítmicos y unitarios.

 

 

El "Espíritu" del trabajo bioenergético

 

            Trabajando con el cuerpo, nos dice Lowen, hay dos principios supremos:

            1. Cualquier limitación de la motilidad es a la vez resultado y causa de dificultades emocionales.

            2. Cualquier restricción de la respiración natural es a la vez resultado y causa de ansiedad (15).

 

            Continúa Lowen: "Mi mayor énfasis en el trabajo es: Respirar más profundo, enraizarse mejor y lograr una expresión más libre de los sentimientos" (16).

            En consecuencia: "Siempre se insiste de manera principal en la respiración, el sentimiento y el movimiento, junto con el intento de relacionar el funcionamiento energético actual del individuo con la historia de su vida" (17).

            Cifra entonces las bases de su aproximación terapéutica en: Ver el disturbio energético, comprender la personalidad, sentir el dolor y la lucha individual, ideando maniobras corporales para relajar la tensión (18), ya que "cualquier aumento en el contacto de una persona con su cuerpo, producirá un significativo mejoramiento en su autoimagen (imagen corporal), en sus relaciones personales y en la cualidad de sus pensamientos y sentimientos y en su capacidad de disfrutar de la vida" (19).

            Frecuentemente se acusa a la Bioenergética de ser una técnica pura y exclusivamente catártica.

            Esto es injusto, pero vayamos por partes:

            Antes  de continuar habría que diferenciar entre lo que es un "Análisis Bioenergético" llevado con un mínimo de coherencia y una "chapuza de fin de semana" (léase, p.ej.: Maratones hechos sin diagnóstico previo de los participantes y sin posibilidad de continuidad posterior para tratar lo que allí pueda despertarse) que puede, en efecto, provocar graves confusiones, desorientaciones y explosiones de núcleos psicóticos latentes (hemos visto varios casos en nuestra consulta).

            Se trata de dos niveles diferentes de trabajo (en realidad sólo uno merece el nombre de tal) si bien hay que reconocer que el hecho de que exista este caos actual, los responsables didácticos introductores de la Bioenergética en nuestro país "se lo han ganado a pulso", dada la irregular y poco cuidada composición de sus grupos de formación en los que no se sigue un orden ( más o menos flexible, pero coherente) como se hace en la ESCUELA ESPAÑOLA de TERAPIA REICHIANA (ES.TE.R.): Didáctica de base ® Terapia individual de base ® Terapia de grupo ® Terapia de control ® Didáctica especializada ® Supervisión de casos...

            sino que se mezclan caóticamente todos los niveles desde el comienzo, lo que da lugar a que luego ejerzan como "especialistas en Bioenergética" gente que no está capacitada ni de lejos para llevar un proceso terapéutico profundo. Hablamos con conocimiento pleno de causa, pues en nuestros años de formación en Bioenergética hemos visto casos muy poco afortunados en este sentido. Es delicado y desagradable decirlo y no es nuestra intención continuar por ese camino, pues creemos que los "trapos sucios" deben lavarse en casa, pero creemos también que ésto había que decirlo.

            Tendiendo en cuenta, entonces, ésta distinción entre el Análisis Bioenergético y su distorsión, (que, por desgracia es lo que parece primar cada vez más) queremos dejar constancia de que en la formación de terapeutas en Bioenergética se advierte seriamente de los peligros del trabajo con una técnica corporal fuerte como es la Bioenergética y se dan pautas de comportamiento preventivas recalcando la importancia del contacto con el paciente y su proceso, de no trabajar a un nivel energético mayor del que la persona pueda tolerar, de trabajar una parte del cuerpo pero sin perder parte del cuerpo pero sin perder de vista su relación con el conjunto...

            M. Maley (20) hace una observación que nos parece merecedora de una profunda reflexión: "En el trabajo terapéutico, la calidad del contacto con la persona es más importante que la técnica".

            Advertimos que ésta afirmación deber ser empleada con todo cuidado, pues se corre el peligro de que muy fácilmente pueda ser susceptible de interpretaciones erróneas por parte de individuos con vocación mesiánica en el sentido de que el "contacto" (entendido de un modo místico) pueda suplir a una técnica terapéutica bien fundamentada...

            Hechas las anteriores consideraciones hemos de reconocer, sin embargo que la técnica Bioenergética "en sí misma" tiene a propiciar la aparición de núcleos psicóticos latentes, aunque la capacidad de contacto del terapeuta (y su no descuido de los primeros niveles... ¡pese a que se comience por el grounding!) puede paliar ésto y evitarlo, pero se tendrá muchas veces, pese a la mejoría de los pacientes, la impresión de dar dos pasos adelante y "uno y medio atrás"...

            Se avanza, sí, pero se tiene la impresión de ir un tanto al azar y con la intuición como arma terapéutica principal... sin una metodología ordenada (como lo es la Vegetoterapia) que actúe de "brújula" en el proceso.

            Sobre ésta y otras consideraciones críticas volveremos en un apartado posterior. Centrándonos de nuevo en lo que es "el espíritu" que imbuye la forma de trabajar en Bioenergética, finalizaremos este apartado con unas nuevas citas de Lowen:

            "Cuando miro al cuerpo de una persona leo la expresión de las partes, pero reservo la interpretación hasta que tenga una sensación de la totalidad... No me concentro en uno u otro segmento específico. Yo trabajo con el cuerpo como una totalidad, integrando las diferentes técnicas, en orden a movilizar los segmentos bloqueados" (21).

            "Lo que importa no es lo que hacemos, sino cómo comprendemos la vida y los procesos vivientes, incluyéndonos a nosotros mismos" (22)

            "Nunca he seguido un procedimiento rutinario trabajando con mis pacientes" (23).

            "Utilizamos la palabra ejercicio... pero ejercicio es una palabra errónea para estos procedimientos bioenergéticos. Lo que se está haciendo realmente es cuidar el cuerpo y cuidar implica estar interesado y sentir con afecto. No como si fuera una máquina o un caballo. Se tú cuerpo" (24).

            "El miedo es más difícil de evocar y más importante de sacar a flote. Si no sale a la superficie el pánico y no se trabaja el terror, el efecto catártico de liberar los gritos, la ira y la tristeza dura poco. Mientras el paciente no logre hacer frente al miedo y comprenda las razones que hay para ello, seguirá gritando, llorando y sollozando, sin que se produzca, apenas, cambio alguno en su personalidad general. Habrá sustituido el proceso inhibidor por otro catártico (...) quedará apresado entre las fuerzas inhibidoras que no ha entendido y el deseo de lograr el desahogo catártico momentáneo (...) Nuestra insistente táctica es tratar de liberar éstas emociones, porque su desahogo pone en juego la energía necesaria para el proceso del cambio (...) deja el procedimiento de ser una maniobra puramente catártica para convertirse en un proceso de apertura, orientado al crecimiento del sujeto (...) Tratar exclusivamente las tensiones musculares, sin analizar las defensas psíquicas ni despertar los sentimientos reprimidos, no constituye un proceso terapéutico" (25).

 

La meta de la terapia Bioenergética

 

            Creemos que lo que se persigue con una técnica dada define altamente a la misma. ¿Cuál es para la Bioenergética la "meta" de la terapia? Daremos a continuación varias citas de Lowen que ilustran claramente este aspecto:

            "El objetivo de la terapéutica es integrar el ego con el cuerpo y con su búsqueda de placer y satisfacción sexual" (26).

            "La Bioenergética es una técnica terapéutica cuyo objetivo es ayudar al individuo a recuperarse juntamente con su cuerpo y a gozar en el mayor grado posible de la vida corporal" (27).

            "La meta del trabajo Bioenergético es la de ayudar a la persona a abandonarse al placer. Este será mayor cuanto más vivo esté el cuerpo" (28).

            "Nuestra meta es un cuerpo vital, capaz de experimentar plenamente los placeres y dolores de la vida" (29).

            Vemos que Lowen hace referencia constante al placer (en general) sin hacer la diferencia fundamental entre placer pregenital y genital.

            PERO AÚN HAY MAS:

 

            En efecto, tenemos que:

            "La Bioenergética no da tanta importancia como W.R. al reflejo del orgasmo" (30).

            Y a continuación, añade Lowen, que ello es así porque "en el sexo el nivel de excitación es muy alto, por lo que es más difícil la entrega completa que en la situación terapéutica". Y además: "En la terapia el terapeuta está para ayudar, mientras que en la relación sexual la otra parte tiene también sus propios intereses" (31).

            Tenemos entonces que para Lowen el reflejo del orgasmo es importante pero "hay que poner igual énfasis en la capacidad del paciente para soslayar la tensión a fin de que el reflejo funcione para él en la situación sexual. Esto se logra haciendo que la carga fluya hacia las piernas y pies en cuyo caso el reflejo adopta una forma diferente" (32).

            Obviamente éste es un punto fundamental, pero (aunque vayamos deslizando comentarios críticos sobre la marcha) ya que esta primera parte del artículo pretende ser fundamentalmente expositiva de lo que es la Bioenergética, dejaremos para la segunda parte la profundización crítica de éste y otros aspectos.

 

 

 

 

El "grounding"

 

            Para explicar este concepto original de la Bioenergética, nada mejor que citar de nuevo a Lowen:

            "El enraizamiento se refiere a la conexión energética entre el pie de una persona y la tierra. Refleja la cantidad de energía o sentimiento que desarrolla el individuo en la parte inferior de su cuerpo. El sentimiento de seguridad e independencia está íntimamente ligado al funcionamiento de sus pies y piernas" (33).

            "Asentar los pies sobre la tierra o hacer que el paciente se ponga en contacto con la realidad en que se mueve, con su cuerpo y con su sexualidad se ha convertido en una de las piedras cardinales de la Bioenergética" (34).

            Considerando a las piernas como órganos de descarga (35) en contraposición a la mitad superior del cuerpo, más ligada a funciones de incremento de carga, se nos dice que "todo individuo que no tiene los pies en el suelo, está colgado" (36). En contraposición: Tener los pies en el suelo (energéticamente hablando) "rebela que el sujeto está en contacto con la realidad; que no opera bajo el desvarío de ninguna ilusión (37), que no hay un exceso de desplazamiento energético hacia arriba.

            "Bioenergéticamente hablando, el asentamiento desempeña la misma función en el sistema energético del organismo que en un circuito eléctrico de alta tensión. El contacto con la tierra proporciona una válvula de seguridad para descargar el exceso de excitación" (38). A continuación pasa a reconocer los peligros de la acumulación repentina de una carga en sujetos débilmente asentados, como por ejemplo en los esquizofrénicos iniciales (39). En estos casos se procura equilibrar ejercicios de carga de actividades de descarga de la excitación y con ejercicios de asentamiento (40). Por otro lado "en todos los ejercicios bioenergéticos un movimiento en una dirección es seguido por un movimiento en una dirección opuesta" (41).

            "En el estado actual de nuestra ciencia no entendemos completamente la conexión energética que hay entre los pies y el suelo. Yo estoy seguro de que existe esta conexión... Cuanto más sienta el individuo su contacto con la tierra y mejor deficiencia su terreno, es capaz de tolerar más carga y de manejar un mayor caudal de sentimientos" (42).

            Lowen hace la sorprendente afirmación de que "todo movimiento arranca del suelo" (43). (¿Qué hay del movimiento plasmático?).

            "Comenzamos por las piernas y los pies porque son los cimientos y el sostén de la estructura del yo, pero también desempeñan otras funciones. A través de las piernas y los pies mantenemos el contacto con la única realidad invariable de nuestra vida: La tierra... La falta de contacto con los pies y con el suelo está relacionada con otro síntoma habitual: La ansiedad de caída... Cuando existe inseguridad en la mitad inferior del cuerpo, el individuo la compensa, aferrándose a la realidad objetiva con los brazos y los ojos... Todas las formas de ansiedad de caída traducen un temor a la pérdida de control del yo.

            Además de las funciones de sostener, equilibrar y arraigar, las piernas son las estructuras más importantes para la función de mover el cuerpo" (46).

            Por último: "es importante desarrollar el sentimiento de estar tomando tierra, puesto que la sexualidad adulta se halla relacionada con el sentido de independencia y de plantarse sobre los propios pies. La toma de tierra da a una persona el sentimiento de independencia y madurez que hace de su expresión sexual una actividad responsable de su ser total" (47).

            Creemos que el trabajo de "grounding" puede ser interesante y útil... pero no al comienzo de la terapia, sino al final, una vez trabajados los segmentos genitales. Pensamos, en efecto, que la postura "de pie" puede dar lugar a la aparición de un rico material que, trabajado, puede ayudar a disolver restos de fijaciones pregenitales y genitales, permitiendo una vivencia más "de tú a tú" con el terapeuta.

            Así, del mismo modo que creemos que creemos que comenzar el trabajo terapéutico en la posición "de pie" además de - por supuesto - no ser Reichiano (y volveremos luego sobre ello) es un serio error, puesto que, ineludiblemente, se obvia toda evidencia auténticamente profunda y ordenada de los períodos pregenitales, amén del riesgo de la sobrecarga energética de los segmentos superiores (pese a las preocupaciones que se adopten)... del mismo modo pensamos también que es algo bien real que, en efecto, el sentido de INDEPENDENCIA y MADUREZ tiene mucho que ver con la capacidad de "sostenerse sobre las propias piernas", moviéndose libremente en el mundo y hacia un encuentro sobre una base igualitaria con el otro... pero ello, repetimos, puede ello, repetimos, puede ser un interesante trabajo "de colofón" de la terapia. ¡Nunca su comienzo!

            Por otro lado, el sentimiento de seguridad no nace de "pisar más fuerte" sino de saber quién se es y dónde se está, para lo cual se necesita un buen contacto consigo mismo y con la realidad, lo que a su vez supone un buen funcionamiento de todos los telereceptores y una buena capacidad de integración que posibilite una autopercepción satisfactoria. Y todo ello presupone una buena capacidad de pulsación plasmática. ¡Estos son nuestros cimientos!

            Así pues, y aún reconociendo su importancia (y no sólo desde el punto de vista mecánico obvio) lo más importante para "sostenerse" no son las piernas. Hay algo previo y fundamental, sin lo cual dicho sentimiento no es posible, a saber: Unos padres con un buen nivel de carga energética y un útero pulsante, cálido y acogedor, que permita una estructuración positiva, seguido de un parto adecuado y sin violencia y una relación de objeto en toda la fase oral que haya permitido el desarrollo de un buen nivel de pulsación energética en el niño, lo cual a su vez posibilita que sus funciones organísmicas maduren adecuadamente y se integren en una totalidad de funcionamiento y percepción, base del sentimiento unitario del "yo", base del auténtico sentimiento de seguridad.

 

 

La caracterología en bionergética

 

            Si tomamos como referencia los textos de "Physical Dinamics of Character Sructure" "Bioenergética" y "El lenguaje del cuerpo", podemos ver que Lowen distingue los siguientes tipos de carácter:

 

            - Oral.

            - Esquizoide.

            - Masoquista.

            - Tipos Mixtos:

                        * Masculino-Agresiva (mujer).

                        * Pasivo-Femenino (hombre).

            - Rígido.

                        * Fálico Narcisista.

                        * Histérico.

                        * Compulsivo.

            - Psicopático.

 

            Los puntos de referencia en los que se basa esta clasificación son:

 

            - Estructura bioenergética

            Se refiere a la cantidad de carga bioenergética que el individuo tiene a su disposición para formar su musculatura, coraza, sus defensas caracteriales y sostener su actividad vital. También incluye en este apartado la observación de la oscilación energética entre cabeza y pelvis, según él los dos reservorios energéticos del organismo, y el funcionamiento balanceado o no de ambas. Incluye en este apartado el estudio del comportamiento sexual.

 

            - Factores etiológicos.

            En este apartado, aborda las relaciones objetales, pero desde el punto de vista de las actitudes parentales y defensas ante las mismas. No entra en cómo dichas relaciones favorecen o entorpecen la autoregulación del organismo.

 

            - Aspecto general. Modo de estar y comportarse.

 

            - Dinámica intrapsíquica, incluyendo las identificaciones psicosexuales y las defensas principales.

 

            Lowen se refiere a su caracterología Bioenergética diciendo que: Es una profundización de la caracterología descrita por W. Reich en "El análisis del carácter" y llena espacios vacíos dejados por ésta.

            Nos sorprende tal afirmación pues, por definición "profundizar" es ir más allá de donde otro (de quien se parte) ha ido, pero asumiendo sus puntos de partida fundamentales.

            A este respecto, recordemos la definición de W. Reich de "carácter" (48): "El carácter consiste en una alteración crónica del yo. Es la base de la cronicidad del modo de reacción característico de una persona. Su significado es la protección del yo contra peligros exteriores e interiores. Es en esencia un mecanismo de protección narcisista... Se forma bajo la influencia amenazante del mundo exterior, en lucha dinámica con los impulsos instintivos que luchan por expresarse". Su función es ligar angustia y evitar la misma. En su formación participa la actuación cotidiana a lo largo del desarrollo.

            Si se es fiel a la definición de "carácter" y se comprende el significado del mismo, no cabría hablar de "carácter" oral ni de "carácter" esquizoide.

            A fin de ilustrar esta afirmación, veamos algunos rasgos que  les atribuye:

 

                        Carácter esquizoide                                       Carácter oral

            - Bloqueo ocular. No existe contacto                       - No ha tenido contacto con una madre

                                                                                    cálida y afectiva.

            - Frío. Articulaciones congeladas, debido  - Miedo el abandono. "Frío", soledad

            a que la energía no alcanza la superficie

            del cuerpo.

            - Displasias.                                                        - No hay expresión directa de la agresividad.

            - Bloqueo diafragma-tórax.                           - Bloqueo diafragmático-abdominal.

            - Carga en la cabeza.                                        - Fijación oral.

           

            - Disociado.                                                        - Funciona bien en un entorno cálido, acogedor

                                                                                    y generoso.

            - Momento de "stress" en el útero,                - Sentimiento interior de vacío

            seguido de la presencia de una madre

            rechazadora.

            - Identidad débil, basada en roles             - Poca sensibilidad genital. Falta energía

            adaptados, mimétricos.

            - Baja tolerancia al aumento de                               - Músculos poco desarrollados. Poca armadura.

            excitación.                                                       Impulsos débiles para mantener la acción.

 

 

            De acuerdo con esta descripción, en ambos casos, no se puede hablar de la existencia de un yo estructurado, puesto que la catástrofe bioenergética se ha producido en un momento muy temprano, y no se ha  hecho posible una "estructuración energética corporal" (X. Serrano), base necesaria para que pueda hablarse de "yo", "coraza" y "carácter".

            Desde nuestro punto de vista lo que Lowen llama "carácter" esquizoide, puede encuadrarse dentro de una estructura psicótica. En el caso de lo que llama "carácter" oral, podemos encontrarnos ante una estructura psicótica compensada. Se corresponde con lo que en psicopatología psiquiátrica se encuadra bajo la denominación de "depresión endógena".

            Siguiendo con la clasificación de Lowen, (y en este punto compartimos la opinión de Blasband (49), vemos que dentro del apartado "rígido" incluye tres caracteres:

                        · Fálico Narcisista             · Compulsivo            · Histérico.

            El anclaje de los tres lo sitúa en la fase genital, en el conflicto edípico, lo cual supone "olvidar" las fijaciones pregenitales y anales del carácter compulsivo, evidentes en la clínica.

            Por otro lado, Lowen describe el carácter fálico narcisista como sexualmente identificado con el padre. Esto no es correcto: Como Reich demostró (50), el fálico se identifica con la madre. El compulsivo también, pero en el nivel de desarrollo libidinal pregenital 851).

            Nos parece incorrecto encuadrar la existencia de una coraza compacta. Como Reich define, el carácter histérico es el más cercano al carácter genital, por tanto, el más próximo a la salud desde el punto de vista del establecimiento de "la primacía genital". Esto conlleva una coraza lábil, móvil, que no consigue ligar la angustia flotante, fruto del conflicto edípico. De ahí la tendencia de éste carácter a somatizar, como un mecanismo de descarga de la energía sobrante, que no puede ser eliminada a través de una sexualidad genital satisfactoria.

            Los caracteres mixtos, pasivo-femenino (en el hombre) y masculino-agresiva (en la mujer), son descritos cono una combinación del rígido y masoquista y, si bien hay que reconocer lo acertado de la descripción de los rasgos comportamentales, adolece de una falta de claridad a nivel de base energética y de explicación psicodinámica, lo cual puede llevar a confusión en el diagnóstico.

            Pese a lo exhaustivo de la descripción de los distintos caracteres, que hace Lowen, y reconociendo, como queda dicho, su valor descriptivo, su caracterología nos produce una sensación de no tener unos puntos claros de referencia, de cara a realizar un diagnóstico consistente, que ayude a entender la dinámica profunda en que se mueve el sujeto, llevándonos a tener una impresión del mismo como un "acumulo de rasgos" más o menos significativos.

            Esto, unido a la falta de una sistemática corporal, facilita el afloramiento de núcleos psicóticos no claramente observables.

            Es necesario, por tanto, tener en cuenta:

            - La diferenciación entre Normalidad-Patología-Salud.

            - Conocimiento del "orgón" y su funcionamiento en el ser vivo, y de la función del orgasmo como             mecanismo de autorregulación energética.

            - Conocimiento de las fases sexuales y su función en la estructuración energética corporal.

            - El cómo se ha ido desarrollando la "relación objetal" en las distintas fases sexuales del desarrollo             libidinal.

            - Diferenciar lo que es la base bioenergética (consistencia de base) de la copertura caracterial, como    hace Reich en sus obras: Este aspecto ha sido posteriormente desarrollado y ampliado por miembros             de la S.E.O.R. (Navarro-Ferri-Serrano, etc...)

 

            En caracterología Orgonómica postreichiana (en la visión de los autores citados), cuando se habla de "estructura", se hace referencia a si existe o no una estructuración energética corporal, que haya hecho posible la aparición de ciertas funciones y su integración, así como la formación del "yo", el desarrollo de una coraza más o menos flexible y de un carácter. En base a ello F. Navarro y X. Serrano diferencian tres estructuras:

            Estructura de carácter neurótica: Ha existido relación objetal con cierto grado de placer, que le ha permitido estructurar un carácter y desarrollar un cierto nivel de integración de funciones. Aunque con puntos de fijación pregenitales, su "hilo rojo", históricamente hablando, es la fase edípica o fálico-genital. Tendencia más o menos grande a somatizaciones y enfermedades de descarga.

            Estructura psicótica: No hay carácter estructurado, sólo modelos referenciales y comportamiento mimético. "Catástrofe bioenergética" muy temprana, anterior a la posibilidad de recrearse en la relación objetal. Base nutricia muy deficiente, por lo que el "yo" es prácticamente inexistente. Tendencia a la escisión. Bloqueo diafragmático hipoorgonótico, asociado a bloqueo del primer nivel, con fuerte tensión occipital.

            Estructura de carácter borderline: Copertura neurótica con núcleo psicótico. Fuerte ambivalencia oral objetal. "Hilo rojo" en la fase oral primaria. Su acercamiento al Edipo o no se ha producido o está fuertemente condicionado por la fase oral y la etapa anal (52).

            Esta clasificación viene ilustrada en las páginas correspondientes al "momento gráfico".

            Cuando hablan de "copertura" hacen referencia a rasgos de carácter que sirven para protegerse de una situación de debilidad de base; se constituyen en base a identificaciones parciales o bien por mecanismos miméticos (e. psicótica).

            Otro concepto clave desarrollado por Reich es el de "hilo rojo", entendiendo como tal el factor principal, base de los demás procesos psicopatológicos y sobre el que se han apoyado los rasgos de carácter. Sería el punto dentro de la historia del sujeto que ha marcado su proceso de personalización y su dinámica caracterial.

            Al dejar Lowen de lado el tema del orgón, de la pulsación bioplasmática de los seres vivos, de la función del orgasmo como elemento fundamental en la autorregulación del organismo, la consecución de la potencia orgástica como meta "ideal" en la terapéutica y la influencia del ecosistema social en todo ello, pierde de vista la amplitud del concepto "biopsicosocial" de salud, con lo cual su terapia bioenergética se aparta de las metas más genuinamente reichiana y se centra en lograr mayores niveles de bienestar, seguridad y confianza, así como a incrementar la autoexpresión. Intenta que el individuo pueda adaptarse a la realidad del modo más placentero posible.

            Pero ¿cómo se logra esto, dejando de lado la base biofísica de nuestro funcionamiento?

            Pensamos que no es posible un cambio profundo, sólo un alivio sintomático, por vía de la descarga de impulsos.

 

La bioenergética: Un camino que se aparta de Reich

 

            En el artículo titulado: "Bioenergetic Analysis, a development of Reichian therapy" (53) Lowen comienza de nuevo reconociendo su deuda con Reich:

            "El análisis bioenergético es una extensión y sistematización de los conceptos psicocorporales (body-mind) desarrollados por W.R. Las tesis fundamentales de la terapia reichiana son:

            1. La identidad funcional de la coraza caracterial y muscular.

            2. La relación entre inhibición de las respuestas emocionales y la restricción de la respiración.

            3. El papel de la potencia orgástica en la regulación de la economía energética del cuerpo" (54).

 

            Continúa Lowen: "Estos tres conceptos constituyen el cuerpo de la Vegetoterapia Caracteroanalítica de W.R. y han desembocado en la fundación, con algunas importantes modificaciones, del Análisis Bioenergético" (55).

            Y, más adelante: "Reich desarrolló el concepto de orgón... El Análisis Bioenergético procedió en una dirección diferente (56): Puso su atención en las funciones corporales con el fin de integrar los procesos corporales y los fenómenos psíquicos de un modo más comprehensivo del que Reich lo hizo. El resultado es una más profunda comprensión de los problemas de personalidad y el desarrollo de técnicas más efectivas para tratar estos problemas" (57).

            Las consecuencias de dejar de lado el tema del orgón (y por tanto la pulsación bioplasmática, etc.), son bien graves, como hemos visto en el apartado anterior (Caracterología) y a él nos remitimos.

            Continúa Lowen: "Entre las muchas modificaciones que el Análisis Bioenergético hizo en la terapia reichiana, está el cambio de la potencia orgástica al placer como la meta terapéutica, entendiendo por placer, el gozo de vivir. El fin de la terapia es ayudar al paciente a conseguir la capacidad de placer y alegría. Esta es una más amplia aspiración que la que Reich formuló, incluyendo placer sexual y satisfacción orgástica. Mientras que el análisis de los conflictos sexuales es un punto focal de los esfuerzos terapéuticos en el análisis bioenergético, ésta terapia evita la preocupación por el sexo que caracterizaba la aproximación reichiana" (58).

            Sorprendente afirmación la contenida en esta última frase! Para que no hay lugar a dudas, repetiremos la cita en su versión original: "This therapy avoids the preocupation with sex that characterized the Reichian aproach".

            ¿Preocupación por el sexo? Parece inconcebible que alguien que haya tenido al contacto y conocimiento de Reich que Lowen tuvo, pueda afirmar tal cosa. Sin embargo, aún va más allá cuando dice: "Reich cometió un serio lapsus cuando opuso el carácter neurótico al carácter genital. Todo adulto es un carácter "genital" en la medida que vive vida sexual. Puede afirmar, razonablemente, que como el sexo le importa, está funcionando "genitalmente"... El problema no es la genitalidad; es la sexualidad" (59).

            Uno lee y relee la cita pensando en una posible mala traducción o tal vez en una expresión poco afortunada que quiera realmente decir otra cosa... pero hay que rendirse a la evidencia: Lowen dice... lo que dice. ¡Hay para quedarse estupefacto!

            Veamos, sin extendernos demasiado, tan sólo algunas significativas citas de Reich al respecto:

            "La función genital es parte de la función general de realidad" (69).

            "El que en la actualidad todo gire alrededor de la sexualidad es el indicio más seguro de que existe una severa perturbación en el flujo de energía sexual en el hombre, y con ello en su funcionamiento biosocial" (61).

            "La diferencia entre placer pregenital y placer genital fue el punto de partida del desarrollo independiente de la economía sexual. Sin ella no podría sostenerse una sola frase de mi teoría" (62).

            "La motilidad y la fuerza psíquica corren parejas con la motilidad sexual" (63).

            "La sexualidad no puede ser otra cosa que la función biológica de expansión, desde el centro a la periferia" (64).

            "La expresión 'carácter genital' se justifica porque sólo la primacía genital y la potencia orgástica (también determinada por una estructura de carácter definido) garantizan una economía libidinal ordenada"(65).

            "Trabajo y sexualidad provienen de la misma energía biológica" (66).

            "El trabajo es una actividad biológica fundamental que descansa (como la vida en general) sobre una pulsación placentera" (67).

            "La excitación placentera debe ser considerada como el proceso específicamente productivo en el sistema biológico... En consecuencia, el proceso de placer sexual es el proceso de la vida per se" (68).

            Volvamos a Lowen: En "El miedo a la vida" nos dice (69) que el Análisis Bioenergético "amplia los conceptos de W.R. en varias direcciones importantes":

 

            1. Obteniendo información por la lectura del lenguaje corporal, e integrándola en el proceso analítico,             lo que permite una comprensión sistemática de la estructura de carácter, tanto psíquica como             somáticamente.

            2. Con el concepto de "grounding", que permite una comprensión más profunda de los procesos             energéticos en el cuerpo.

            3. Mediante el uso de varias técnicas corporales activas, que permiten un aumento de la autopercepción y autoexpresión.

 

            Habiendo hecho referencia a estos tres aspectos, queremos insistir en que - "amplía" - es "la madre del cordero", ya que el término se presta a confusión. Lowen (lo estamos viendo) no "amplía" los conceptos de W.R. Así, tampoco es exacto decir que "la terapia bioenergética es una extensión y desarrollo de los conceptos básicos de W.R." (70).

            Esto se presta a lamentables equívocos, muy extendidos por otra parte: Así, por ej., Reich. Gentis (71) dice que la Bioenergética "sólo difiere del (método) de Reich en algunos puntos relativamente menores".

            Y Boadella que: "Lowen ha extendido y desarrollado el trabajo de Reich en varios y radicales modos"(72).

            Nosotros mismos, sin ir más lejos, cuando hace años llegamos a la Bioenergética lo hicimos creyendo que Lowen era, en efecto, un "continuador" y "actualizador" del trabajo de W.R. que había "desarrollado" en su obra con aportaciones propias.

            Cuando, con el tiempo, tuvimos la oportunidad de acceder a la Vegetoterapia (post-Reichiana) y comparar ambas técnicas, las cosas se aclararon.

            Para evitar malas interpretaciones de una vez por todas hay que añadir a la última frase de Lowen (cita 70) que la Bioenergética es una extensión y desarrollo MUY PERSONALES que Lowen hace partiendo de algunos descubrimientos básicos de W.R. (y al rechazar otros) desemboca en UN CAMINO DIFERENTE QUE, EN JUSTICIA, NO PUEDE DENOMINARSE REICHIANO, ni POSTREICHIANO.

            Con esto no se trata de divinizar a W.R. o seguirlo ciegamente de un modo acrítico sectario, como a veces se dice... sino simplemente de definir cada cual su espacio con claridad.

            Así pues: Lowen, partiendo de W.R., crea un sistema personal y diferente. Esto es fundamental que quede claro. Por otro lado, el propio Lowen está de acuerdo en el fondo:

            "La terapia Bioenergética es independiente de W.R. y sus seguidores y difiere de sus teorías y técnicas en muchos aspectos importantes" (73).

            "Nuestra orientación, aunque deriva de las concepciones fundamentales de W.R. es distinta y nuestra técnica difiere, en consecuencia" (74).

            "¡Ahora sí queda claro! Así, puede definirse sin problemas que "la Bioenergética es UN MODO (75) de entender la personalidad en términos del cuerpo y de sus procesos energéticos" (76). Entonces, como dice X. Serrano, "leer a Lowen es... leer a Lowen... no es leer una obra Reichiana" (77).

           

2. CRITICAS A LOWEN

 

            Sobre la marcha hemos ido deslizando comentarios críticos personales, vamos a ampliarlos y a profundizar en algunos de ellos, apoyándonos en dos orgonomistas americanos, con los cuales básicamente coincidimos.

 

 

 

 

Herskowitz

 

            En el artículo "The body Therapies" (78) comienza resumiendo los principales descubrimientos de Reich:

            1. El carácter es a la vez algo psicológico y somático.

            2. Las emociones están reprimidas mediante los procesos de acorazamiento.

            3. La función del acorazamiento es contener y ligar energía.

            4. Cuando la energía se retiene mediante la armadura, el reflejo del orgasmo es impedido.

            5. El reflejo del orgasmo es la más completa expresión de descarga del excedente energético del             organismo (no la única, pero si la más completa).

            6. La naturaleza de la energía orgónica.

 

            Sigue con la crítica a Lowen, diciendo que, cuando éste escribe acerca de la función de la musculatura en la represión de las emociones o de los principios de la autorregulación en la educación de los niños, dice esencialmente lo que un orgonomista diría". Pero pasa a mostrarnos a continuación, cómo Lowen ha desarrollado su propio sistema para describir la pulsación en el cuerpo: Para Lowen "La pulsación es un sistema reverberante que opera entre la cabeza y la pelvis. Es como si hubiera dos condensaciones que continuamente cargan el uno al otro". Coloca la cabeza como centro de la realidad racional y la pelvis como centro del instituto sexual. Su fin en terapia es organizar esto a dos centros de pulsación para integrarlos y volver al paciente capaz de balancear estos dos aspectos de su personalidad. Así, nos dice Herskowitz, "Lowen está más interesado en la pulsación entre cabeza y pelvis que en la liberación de los segmentos de la coraza". Los segmentos tienen escasa relevancia para él. Se concentra en el cuello y la cintura porque son entradas a la cabeza y pelvis. Continúa y resume nuestro autor su crítica a Lowen en los siguientes puntos:

            1. La diferencia esencial entre Lowen y Reich es que Lowen no está especialmente interesado en el             reflejo del orgasmo, sino más bien en los cambios de personalidad y de carácter. "Separar el trabajo sobre la estructura de carácter de la consecución del reflejo del orgasmo, es, naturalmente, la mayor de             las distorsiones" (79).

            2. Lowen, según hemos visto, no trabaja segmento a segmento la coraza desde la cabeza hacia la             pelvis, sino que comienza usualmente por las piernas y pelvis. Esto, según él, ayuda al trabajo de             cabeza, abriendo un reservorio en la pelvis para los impulsos que más tarde fluirán hacia abajo desde             la cabeza.

            3. El trabajo en grupo desde el comienzo, como hace Lowen, puede resultar inhibitorio... salvo para             los exhibicionistas. Incluso, añadiríamos nosotros, desestructurante y aterrador para personas con una             estructura psicótica (o borderline si están próximos a una situación de crisis).

 

            Como queda dicho, coincidimos en lo esencial de ésta crítica. Discrepamos únicamente:

            a) Cuando se refiere a que la bioenergética consiste en "ejercicios mecánicos para producir efectos" en             vez de desenmascarar capas caracterológicas para llegar a emociones reprimidas. Ésto es injusto e             inexacto. Maticemos: Cualquier "ejercicio" o "acting" en sí mismo es mecánico, pero deja de serlo             cuando va acompañado de una determinada actitud de apertura a lo que el movimiento o postura             pueda despertar y está enmarcado dentro de una sistemática funcional ordenada.

Lowen previene en contra de dicha actitud (80). En los cursos de formación en bioenergética (al menos los que hemos conocido) también se advierte con claridad en contra del mecanismo. Tampoco se habla o se piensa (al menos teóricamente) en bioenergética en "producir efectivos" sino en "abrir caminos", lo cual es radicalmente diferente. Se dice que banaliza a Reich (y creemos que es cierto)... No vayamos nosotros a banalizar a Lowen. Seamos justos y dejemos las cosas en su sitio. De cualquier modo, eso sí, digamos que, AUNQUE SE PRETENDIERA EVITARLO, la misma técnica bioenergética (por su propia falta de sistemática funcional ordenada) propicia el caer fácilmente en un mecanismo corporal.

            b) En el tono emocional final, cuando dice: "Los que pretenden simpatizar con W.R. y distorsionan su             trabajo para sus propias necesidades son anatema para nosotros. Está claro por qué las guerras civiles   son las más sangrientas" (81).

 

            Atribución de intenciones ("para sus propias necesidades"), "anatema", "guerras civiles"... ¡Tampoco es para tanto!

 

Blasband

 

            En un artículo del "Journal of Orgonomy" (82) éste autor critica a Lowen poniendo énfasis especial en señalar cómo el Análisis Bioenergético difiere enormemente de la Orgoterapia Psiquiátrica constituyendo un trabajo completamente independiente y reconociendo que Lowen estaría de acuerdo en esto.

            Centra su crítica en los siguientes puntos:

 

            1. El abandono de la primacía genital y de la Energía orgónica hacen de la teoría de Lowen algo diferente, desde luego "no Reichiano" y mucho más aceptable por la Psiquiatría ortodoxa tradicional             (se renuncia precisamente a lo que más teme el hombre acorazado).

            Para ilustrar el abandono que Lowen hace de la Energía orgónica mencionaremos dos citas:

            "Uno puede estar de acuerdo con W.R. o no acerca de ésta Energía especial, pero no puede haber duda acerca del hecho de que una Energía biológica alimenta todas las funciones vivientes. Cuánta Energía tiene una persona y cómo usa esa Energía son consideraciones importantes en orden a comprender la personalidad y el carácter... Más Energía produce más movimiento o mayor movilidad que conduce a sentimientos, pensamientos y acciones" (83).

            "Carece de importancia saber la forma de dicha Energía. Nosotros trabajamos con la hipótesis de que existe una Energía fundamental en el cuerpo humano que se manifiesta tanto en los fenómenos psíquicos como en el movimiento somático. La denominamos simplemente bioenergía. Los procesos psíquicos y somáticos están determinados por su acción" (84). Al no diferenciar la Energía orgónica la confunde con la metabólica. Significativo abandono, por tanto y en absoluto "carente de importancia". Pero volvamos a Blasband y su crítica.

 

            2. "No hay (nos dice este autor) una base funcional para asignar al Ello y al Yo una localización en el aparato biofísico", como hace Lowen al situar como base somática del Ello y del Yo al núcleo y la piel, respectivamente.

 

            3. Lowen escribe que el núcleo en el cual la bioenergía empieza su oscilación es el corazón (85). Blasband contesta que "Reich dio varias pruebas experimentales y anatómicas de que está en el núcleo y no en el corazón, sino en los plexos neurales, por debajo del diafragma" (86).

 

            4. Escribe Lowen que los impulsos tiernos se mueven desde el corazón a lo largo de la parte frontal del cuerpo y dan como resultado la carga del organismo y la emoción del deseo... y el movimiento hacia abajo (genitales y tierra) da como resultado una sensación sexual y una descarga. Para él la agresión se mueve de manera pendular a lo largo de la espalda. Todas las acciones y la emoción son el resultado de una fusión secundaria de ternura y agresión en el sistema de los órganos implicados.

            Pero, replica Blasband, ternura y agresión no son funciones básicamente separadas.

 

            5. Y además, continúa Blasband, la comprobación de la realidad no es especialmente una función de la carga energética de la cabeza. No son sólo los telereceptores de la cabeza los que están excitados, sino el organismo entero debe estar en un estado de expansión para que se produzca un contacto pleno con la realidad. Lo mismo es válido para la sexualidad.

 

            6. Por otro lado, tampoco es sostenible que la capacidad de guardar la carga en el cerebro es idéntica a la capacidad de guardarla en la pelvis, como afirma Lowen. Tenemos, por ej., el caso del psicótico con poco acorazamiento en la pelvis pero con un segmento ocular contraído y sobrecargado. El contacto con la realidad mejora cuando la carga excesiva es retirada de la cabeza hacia la pelvis (que ancla la carga por acorazamiento).

 

            7. Aún hay más: No se habla del contacto substitutivo ni de problemas tan fundamentales como la anorgonia en el bebé... y en la madre.

 

            8. Y el orden céfalo-caudal seguido por W.R. no es algo anecdótico ni caprichoso sino que está exhaustivamente recalcado por Reich (87) como algo esencial e imprescindible conforme a las leyes de funcionamiento de la Energía Orgónica Organísmica, bien fundamentadas por su descubridor.

            Dicho orden en el trabajo permite un contacto y una tolerancia gradual de niveles energéticos más altos, evitando así el riesgo de que el paciente se vea inundado por exceso de Energía que no puede defenderse con el consiguiente riesgo de depresión, confusión, explosión psicótica o suicidio (según el caso).

 

Desde la Vegetoterapia

 

            No nos extenderemos mucho, pues la revista expone, lógicamente su propia línea y los lectores (al menos los "veteranos") la conocemos.

            Son especialmente significativos los artículos:

            - "La Vegetoterapia". F navarro (88).

            - "La Vegetoterapia". G. Guasch (89).

            - "La Psicoterapia desde la perspectiva de la teoría orgonterapéutica". X. Serrano (90).

            - "Estructuración Energética Corporal, fases sexuales y vegetoterapia". X. Serrano (91).

            - "Transferencia y Resistencia en la Vegetoterapia caracteroanalítica". J. Bellido (92).

            - "Abreacción neuromuscular versus catarsis histeriforme". X. Serrano (93).

 

            Pueden verse también:

            - "Terapéutica Reichiana: La Vegetoterapia caracteroanalítica". X. Serrano (94).

            - "Introducción a la terapia orgónica". O. Raknes (95).

            Así como el prólogo de X. Serrano a "La Somatopsicodinámica" de F. Navarro (96).

            En los mencionados artículos podemos leer cómo en Vegetoterapia "se trabaja siempre de la cabeza a los pies, respetando la dirección que toma el desarrollo embriológico" (97) conforme a los descubrimientos de W.R.... y ello no por azar, sino porque "las funciones concretas se van desarrollando desde la cabeza a los pies" (98)... y "el desarrollo de éstas funciones concretas es lo que va posibilitando la estructuración energética corporal" (99), teniendo en cuenta que sin pasar por el proceso de oralidad no se alcanza la genitalidad (100). Por tanto la coraza, como dice X. Serrano, "se va a ir desarrollando ligada a la secuencia histórica en que se han ido formando las funciones básica y las especialidades" (101) lo que permite poner al sujeto en contacto con su historia de una manera "evolutiva y ordenada" (102).

            Además, la Vegetoterapia coordina el trabajo energético de desbloque (evolutismo, ordenado, coherente) con el trabajo sobre la relación de objeto teniendo muy en cuenta - al contrario que la bioenergética- el papel estructurante fundamental del objeto a nivel energético-evolutivo.

            Todo ello hace que la Vegetoterapia, como método sea - para nosotros - claramente preferible como opción terapéutica a la bioenergética (¡muy en particular en el trabajo con psicóticos!).

 

Consideraciones personales

 

            En "El miedo a la vida" nos dice Lowen: "No debe considerarse como si los problemas pre-Edípicos fuesen ignorados o no tuviesen importancia para la terapia Bioenergética... tienen una enorme importancia" (103).

 

            Desde nuestra experiencia personal (terapéutica, vivenciada) tenemos que decir que ésto es pura teoría y que en la práctica los aspectos orales quedan relativamente obviados o tratados de un modo muy superficial, a veces casi anecdótico, buscando una superación de los conflictos de raíz en dicho nivel oral a base de voluntarismo. Es nuestra vivencia y, por lo que hemos podido observar, la tónica general. Por otro lado, el COMENZAR el trabajo en la posición "de pie", según hemos visto, marca ineludiblemente todo lo que posteriormente vaya surgiendo de él.

           

            Continúa Lowen recalcando la importancia del período oral en la fijación del carácter "si bien no determina su forma final" (104). Añade: "La calidad de las experiencias de un niño en su etapa oral no difiere mucho de la calidad de las experiencias en la etapa genital, ya que los padres son los mismos" (105).

 

            Esta sorprendente afirmación nos deja, de nuevo, boquiabiertos.

 

            ¿Són los padres los mismos? En su D.N.I. sí, desde luego. Pero ¿y en su abordaje de los temas Edípicos? ¿Se harán igual que han tratado las necesidades del niño en el período oral? ¿Tienen su propia problemática Edípica resuelta? ¿Qué hay de la infinita gama de juegos de seducción-alianzas y contra-alianzas que pueden despertarse (y casi siempre de modo inconsciente) en la constelación familiar? ¿Se conflictúan igual (y reaccionaría igual) a un padre las conductas orales de su hijita de un año... a las cuales puede asistir complacido y divertido... que las claras demandas Edípicas que esa niña (con acceso Edípico, se entiende) puede formularle con 5 años? En fin: Podríamos seguir y seguir...

            Concluye Lowen más adelante que "en la terapia se ayuda a separa los elementos orales de los sexuales, haciendo que el paciente tome conciencia de sus tensiones orales y sexuales, trabajando ambas zonas alternativamente" (107).

            ¡¡Pero es que lo oral es sexual!! ¡¡Y existe una función del orgasmo en la oralidad!!

            ¿Y en cuanto a la profilaxis?

            En Lowen encontramos tan sólo afirmaciones general encaminadas a ayudar a los niños a crecer con amor, lo cual desde luego no está nada mal. Simplemente señalar que W. Reich va mucho más allá (108).

            En lugar de centrar los esfuerzos en el niño del mañana, como Reich enfatiza... vemos que, por parte de Lowen, el hincapié se hace en la importancia de llevar una vida sana y de los ejercicios bioenergéticos como medio de conseguir una vida "más plena y vibrante". Nada que objetar al respecto, obviamente, pero no deja de ser ilustrativo el contemplar cómo el acento se pone en sitios tan diferentes.

            Por último: ¿Qué hay con respecto al tema social?

            En Lowen hay una ausencia total de una auténtica crítica social en profundidad. No va más allá de un "reformismo razonable".

            ¡Qué diferencia con Reich! (109). Mientras que éste nos habla a lo largo de toda su obra de la necesidad de "una revolución que elimine los fundamentos sociales y biológicos del sufrimiento humano" (110), no tenemos registrado en la memoria (claro que ésta puede fallarnos) que Lowen emplee siquiera el término "revolución".

            ¡No, decididamente Lowen no sigue el camino de Reich!... sino el suyo propio: Un camino en el que tanto los conceptos de salud y enfermedad (en su raíz más profunda) como las claves de diagnóstico son diferentes a las de Reich (y el movimiento post-Reichiano).

 

3. CONCLUSIONES

 

            1. Creemos haber mostrado el porqué la Bioenergética es una técnica "Loweniana" pero no "Reichiana" ( ni "post-Reichiana")... y lo que ello implica.

            2. Con esto no se trata de rechazar o desvalorizar un trabajo que puede ser llevado a cabo con dignidad en diferentes momentos por varios profesionales, sino más bien de situarlo en su justo espacio.

            3. Hemos visto como la caracterología de Lowen es rica en descripciones de rasgos, pero confusa en cuanto que no diferencia los aspectos de copertura de los que constituyen la base estructural del carácter.

            4. Hemos argumentado, tanto desde un punto de vista teórico como de experiencia personal vivida con ambas técnicas, cómo la Vegetoterapia post-Reichiana tal como se elabora en la S.E.Or. posibilita un crecimiento más coherente, ordenado y, por ende, más completo... (y menos violento para el sujeto) que el bioenergético, por la propia naturaleza de ambas técnicas.

            En este sentido es muy ilustrativo el poder vivenciar cómo algunos movimientos o posturas que son iguales o muy parecidos en ambas técnicas hechos con un "espíritu diferente" en un encuadre diferente ¡y en un momento diferente! Permiten el surgimiento de las mismas experiencias históricas (sólo se vive una vez... ) con una carga diferente y una posibilidad de integración diferente... lo que marca diferencia cualitativas fundamentales.

            5. Pensamos que hay aspectos interesantes a considerar en el trabajo Bioenergético, como por ej., el tema del grounding (¡¡pero nunca al comienzo de la terapia!!) que pueden enriquecer el trabajo terapéutico.

            Al interior del trabajo de grupo (socialización) teniendo en cuenta zonas como los hombros y las rodillas que contribuyen a la realización de funciones importantes (111): De enlace e integración - por su propia situación de encrucijada - entre la afectividad y el paso a la acción (hombros) y de amortiguación y sostenimiento no rígido, permitiendo ser capaz de estar ante el otro sin rigideficarse (rodillas). Pero volvemos a insistir: No tiene sentido modificar el "modo de sostenerse" si la base emocional que lo perturba (pregenital) continúa intacta. Lowen parece olvidar el "pequeño detalle" de que no nacemos sabiendo andar o sostenernos. Nuestras "raíces" más profundas no son, ya lo hemos visto, las piernas.

            6. Finalmente, es importante señalar que Lowen no diferencia ente carga nuclear y periférica, con lo cual se cae en situaciones de confusión y equívocos al describir sin más cómo "personas con un buen nivel de carga energética" a aquellas que manifiestan un tono muscular aceptable, un cierto nivel de actividad social, etc. cuando puede ocurrir que dichas personas estén en realidad simplemente secuestrando energía del exterior a través de sus contactos a fin de mantener una carga periférica que las permita funcionar compensando su debilidad de carga nuclear (y la consiguiente dificultad de pulsación).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CITAS Y NOTAS

 

            (1) Bioenergética. Pág. 13.

            (2) id. Pág. 34.

            (3) What is Bioenergetic Analysis? Pág. 1.

            (4) El miedo a la vida. Pág. 16.

            (5) id. Pág. 7.

            (6) Bioenergética, Págs. 34-43.

            (7) Existen versiones contradictorias al respecto. Así, en "Bioenergética", Lowen dice categóricamente: "Al cabo de unos meses los dos comprendidos sin lugar a dudas que mi terapia había llegado a término feliz según su criterio" (Pág. 24)... Y: "... terminé con todo éxito la terapia Reichiana" (Pág. 37). Sin embargo, Reich. Blasband (orgonomista americano) dice en "Journal of Orgonomy" que "Lowen intentó terminar la terapia y su formación con W.R., pero éste lo transfirió a otro terapeuta y Lowen se negó".

            (8) Bioenergética. Pág. 36.

            (9) Id. Pág. 36 y 55.

            (10) Bioenergetic Analysis V1N1 Pág. 22 a 25. (En lo sucesivo, para abreviar: B.A.).

            (11) Por ej., en Bioenergética. Pág. 38.

            (12) La Función del Orgasmo. Pág. 295. (En lo sucesivo: FO).

            (13) B.A. Vol. 1, nº 1, Pág. 3.

            (14) Id. Pág. 26.

            (15) Id. Pág. 27.

            (16) Id. Pág. 16.

            (17) Bioenergética, Pág. 48.

            (18) B.A., Vol. 1, nº 1. Pág. 4.

            (19) Id. Pág. 28.

            (20) Seminario de Formación en Terapia Analítica Bioenergética impartido por M. Maley (Madrid, 1981).

            (21) B.A. Vol. 1, nº 1. Pág. 4.

            (22) Id. Pág. 26.

            (23) id. Pág. 21.

            (24) Ejercicios de Bioenergética. Pág. 198. (En lo sucesivo: Ej. de Bio).

            (25) Bioenergética. Págs. 115-116.

            (26) Id. Pág. 29.

            (27) Id. Pág. 21.

            (28) Ejemplo de Bio. Pág. 204.

            (29) Id. Pág. 16.

            (30) Bioenergética. Pág. 238.

            (31) Id. Pág. 238.

            (32) Id. Pág. 238.

            (33) El miedo a la vida. Pág. 17. (En lo sucesivo: M.V.).

            (34) Bioenergética. Pág. 38.

            (35) Id. Pág. 125.

            (36) Id. Pág. 182.

            (37) Id. Pág. 175.

            (38) Id. Pág. 185.

            (39) Id. Pág. 185.

            (40) Id. Pág. 185.

            (41) Ej. de Bio. Pág. 156.

            (42) Bioenergética. Pág. 186.

            (43) Ej. de Bio. Pág. 78.

            (44) Bioenergética. Pág. 77.

            (45) Id. Pág. 182.

            (46) El lenguaje del Cuerpo. Pág. 112. (En lo sucesivo: L.C.).

            (47) ej. de Bio. Pág. 50.

            (48) Análisis del Carácter. Pág. 171.

            (49) Comentarios críticos a Lowen aparecidos en "Journal of Orgonomy".

            (50) A.C. Pág. 212 y ss.

            (51) A.C. Pág. 205 y ss.

            (52) Seminario de X. Serrano sobre Caracterología y Diagnóstico. (Vitoria, 1988).

            (53) Aparecido en la revista "Energy and Charácter".

            (54) Lowen, ob. cit., Pág. 5.

            (55) Id. Pág. 6.

            (56) Subrayado nuestro.

            (57) Id. Pág. 7.

            (58) Id. Pág. 13.

            (59) Amor y Orgasmo, Págs. 364-365.

            (60) A.C. Pág. 149.

            (61) A.C. Pág. 282. Véase también la pág. 283.

            (62) F.O. Pág. 74.

            (63) F.O. Pág. 159.

            (64) F.O. Pág. 209.

            (65) A.C. Pág. 177. Véase sobre la diferencia entre carácter genital y carácter neurótico las págs. 177 a 185 y 263 y ss.

            (66) Psicología de masas del fascismo. Pág. 336.

            (67) Id. Pág. 329.

            (68) F.O. Pág. 286.

            (69) M.V. Pág. 17.

            (70) La Depresión y el cuerpo. Pág. 90.

            (71) Lecciones del cuerpo. Pág. 18.

            (72) "The language of the body in Bio-Energetic therapy".

            (73) L.C. Pág. 12

            (74) Id. Pág. 30.

            (75) Mayúsculas nuestras.

            (76) Ej. de Bio. Pág. 9.

            (77) Energía, Carácter y Sociedad, Vol. 1, nº 2. Pág. 236. (En lo sucesivo. E.C. y S.).

            (78) Journal of Orgonomy, 13, nº 1.

            (79) Id. Pág. 105.

            (80) Véase, por ej., Ej. de Bio, Págs. 12, 198 y ss.

            (81) Herskowitz, ob. cit., Pág. 110.

            (82) Ver nota (49).

            (83) B.A. Pág. 2.

            (84) L.C. Pág. 31.

            (85) Ver Bioenergética. Págs. 78 y ss.

            (86) Véase F.O. y pág. 228.

            (87) Tan sólo a título de ej. pueden verse: A.C., págs. 374 y ss. F.O. págs 235 y ss. Asimismo 253 y ss. Superposición cósmica, pág. 66.

            (88) E.C. y S., Vol. 1, nº 1, Pág. 25.

            (89) E.C. y S., Vol. 1, nº 1, Pág. 29.

            (90) E.C. y S., Vol. 1, nº 2, Pág. 163.

            (91) E.C. y S., Vol. 2, nº 1, Pág. 25.

            (92) E.C. y S., Vol. 2, nº 2, Pág. 27.

            (93) E.C. y S., Vol. 2, nº 1, Pág. 55.

            (94) E.C. y S., Vol. 5, nº 2, Pág. 77.

            (95) E.C. y S., Vol. 7, nº 1, Pág. 9.

            (96) Págs. 24 y ss.

            (97) Guasch, ob. cit., pág. 32.

            (98) E.C. y S., Vol. 2, nº 1, Págs. 26 y ss.

            (99) Id.

            (100) Id.

            (101) Id.

            (102) Id.

            (103) M.V. Pág. 175.

            (104) M.V. Pág. 177.

            (105) M.V. Pág. 177.

            (106) M.V. Pág. 180.

            (107) M.V. Pág. 182.

            (108) Tan sólo 2 ejemplos: "W.R. habla de Freud". Véase págs. 270-271. "El asesinato de Cristo". Ver págs. 303 y ss.

            (109) Ver "Psicología de masas del fascismo" (en especial cap. VI). "F.O", cap. VI, ap. 2. "La revolución sexual". "Biopatía del cáncer", cap. VI, etc, etc..

            (110) Psicología de masas del fascismo, Pág. 175.

            (111) Puede verse una descripción útil en "Cuerpo-Mente". K. Dychtwald, págs. 71 y ss., 86 y ss., 174 y ss.

 

BIBLIOGRAFIA

 

            "La función del Orgasmo". W. Reich. Paidós (Buenos Aires, 1974).

            "Psicología de masas del fascismo". W. Reich. Bruguera (1980).

            "El análisis del carácter". W. Reich. Paidós. (1976).

            "El asesinato de Cristo". W. Reich. Bruguera. (1980).

            "Reich habla de Freud". W. Reich. Anagrama (1970).

            "Ejercicios de Bioenergética". Lowen. Sirio.

            "Bioenergética". Lowen. Diana.

            "El lenguaje del cuerpo". Lowen. Herder.

            "El miedo a la vida". Lowen. Lasser Press.

            "Amor y Orgasmo". Lowen. Grijalbo.

            "La depresión y el cuerpo". Lowen. Alianza.

            "The Physical Dinamics of Character Structure". Lowen

            Revista "Bioenergetic Análysis". Vol. 1, nº 1.

            "Bionergetic Analysis: A development of Reichian Therapy". Lowen. (Artículo aparecido en Energy and Character).

            "Cuerpo-mente". Ken Dychtwald. Lasser press.

            "Lecciones del cuerpo". Reich. Gentis. Gedisa.

            "Cursos de formación en Bioenergética". (1979-1982). Luis Pelayo y diversos terapeutas invitados.

            Seminario de M. Maley (Madrid, 1981).

            "The language of the body in Bio-Energetic Therapy". Boadella (artículo aparecido en Energy and Character). Vol. 2, 1.

            Crítica a Lowen de Reich. Blasband (artículo aparecido en "Journal of Orgonomy").

            "El significado del bloqueo ocular en la terapia Psiquiátrica orgónica". Reich. Blasband. (Artículo de "Journal of Orgonomy". Vol. 1, nº 1).

            "The body therapies". Herskowitz. (Artículo de "Journal of Orgonomy", 13, nº 1).

            "La Somatopsicodinámica". F navarro. Orgón.

            Revista ENERGIA, CARACTER y  SOCIEDAD. (Artículos citados en el texto y notas).

 

 

 

 

            

           

           

           

           

                       

 

 

           

 

           

 

 

 

 

 

 

 


[1] Psicólogo clínico. Psicoterapeuta reichiano. Miembro de la Escuela Española de Terapia Reichiana. Ejerce su actividad en Vitoria.

[2] Psicóloga clínica. Psicoterapeuta. Ejerce su actividad en Vitoria.

   

   

   

   

   

   

   

   

 

Principal | ES.TE.R | Formación | Actividades | Asistencia | Artículos | Publicaciones | Entrevistas | Miembros | Centros | Especialidades | Video-conferencias | Documentos | Imágenes | Enlaces

  

 Escuela Española de Terapia Reichiana 

Inscripción en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior en Madrid con el Número 82.148

 Director: Xavier Serrano Hortelano 

 Secretaría Estatal

C/ República de Guinea Ecuatorial, 4-1º C  (Mapa)
46022 Valencia - España (Spain)
Tel. (34) 96 372 73 10  /  Fax. (34) 96 356 20 90

E-mail:

e-mail

 Biblioteca especializada, abierta al público 

Miembro de las siguientes asociaciones:

- International Federation Orgonomic College  (IFOC)

- Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas  (FEAP)

- European Federation of Sexology  (EFS)

- Federación Española de Sociedades de Sexología  (FESS)

- Escuela de Formación de Psicoterapia Corporal reconocida por la European Asociation for Body Psichoterapy (EABP

- Integrada en el Foro de Escuelas de Formación de la EABP

© 1999-2012 Escuela Española de Terapia Reichiana

Aviso Legal